martes, 2 de abril de 2013

ABRILES. LUZ Y LETRAS (2) Kynikos

'Donde la bóveda se apuntala.   Que el alma se apiade'







arriba, donde la bóveda se apuntala, en la trastienda de la noche rociada de
goteras,
 
la luna se abre la camisa y sus llagas, y saliva en las 7 notas de trompeta,

cristales sucios escaleras arriba, donde babel no alcanza,
como un horizonte vertical,
y monedas gastadas
con la cara oxidada de cruzar la estigia
demasiadas idas y vueltas, 
donde el cuello firme y la vena hinchada,

 los huesos soportando la palidez que los viste
y la sangre que sostiene la cabeza 
y la sangre en la cabeza
para que el desmayo no entorpezca la llamada
a la eternidad,
y la imagen,
que después de atravesar un espejo tan espeso, 
 
tan cansada.

 
que el alma se apiade de nuestros dioses




de palabra y ceniza.
este lenguaje que me oprime,
y sólo recoge el aire de nombrarte, y
no te concibe,
el lenguaje que me queda,
 el que he perdido,

  palabras
que tengo en la punta del olvido;

que el alma se apiade.

 
[KYNIKOS]
 

 

 

 

 









 
 

 
 

 

 


,







 

5 comentarios:

  1. No pone quién es la autora, pero no hace falta.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El autor es Kynikos. Lo pone.

      Eliminar
  2. es una maravilla leer a Kynikos, una extraordinario maravilla.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Me resulta una imprecación al infinito y una constatación de que andamos maravillosamente perdidos por el espacio y por el tiempo y desde el desconcierto radical somos capaces de articular palabras, ensartarlas y comunicárnoslas como verdades de ese éter en el que andamos todos flotando. Me ha gustado y desde este sur de Granada envío un beso, unos días antes de encontrarme con Pilar que viene de viaje. Eso espero con gusto

    ResponderEliminar
  4. de palabra y ceniza.
    este lenguaje que me oprime,
    y sólo recoge el aire de nombrarte, y
    no te concibe,
    el lenguaje que me queda,
    el que he perdido,

    palabras
    que tengo en la punta del olvido;

    que el alma se apiade.

    me quedo con este precioso verso

    Felicidades al autor o autora. Y a tí Pili por compartir.

    ResponderEliminar